Inicio > Noticias > Notas de Prensa > Día Internacional de la Convivencia en Paz, 16 de mayo

Nota de Prensa

Día Internacional de la Convivencia en Paz, 16 de mayo

14 may 2019 lLeída 594 veces lCompartir Nota de Prensa
Día Internacional de la Convivencia en Paz, 16 de mayo

¿Cómo vamos a eliminar todas las formas de discriminación e intolerancia que la Asamblea General de Naciones Unidas reconoce que es necesario erradicar? Los expertos de la Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE) lo tienen claro “poniendo en práctica el epígrafe d) del artículo 29 de la Convención de los Derechos del Niño”.

La educación “debe de preparar al niño para asumir una vida responsable en una sociedad libre, con espíritu de comprensión,  PAZ y tolerancia, igualdad de los sexos y amistad entre todos los pueblos …” (Art 29, d) y ello desde el momento que el niño empieza a formar su personalidad, que no es otra que la educación infantil y primaria.


Madrid, 16 de mayo 2019. La Asamblea General de las Naciones Unidas, reconociendo la necesidad de eliminar todas las formas de discriminación e intolerancia, en su resolución 72/130, declaró el 16 de mayo como el Día Internacional de la Convivencia en Paz, enfatizando la importante función de la sociedad civil, incluidos el mundo académico y los grupos de voluntarios, en el fomento del diálogo entre religiones y culturas, y alentando a que se apoyen medidas prácticas que movilicen a la sociedad civil.

La Paz no es solo ausencia de conflictos armados, la paz es poder convivir con el vecino del barrio, con los compañeros de trabajo, con la sociedad que nos rodea. Y eso, a la vista está, es cada día más difícil.
¿Cómo vamos a eliminar todas las formas de discriminación e intolerancia que la Asamblea General de Naciones Unidas reconoce que es necesario erradicar? La respuesta está clara, con la creación de una SOCIEDAD EDUCADORA.

La docencia es la tarea que más puede transformar la sociedad porque de ella depende el futuro del mundo entero.

Es posible que hoy los líderes políticos hablen de convivencia pacífica, de diálogo, de tolerancia... Es posible que hoy todos los medios de comunicación la palabra Paz y Convivencia  aparecerá mil y una vez. Es posible, o quizá ya ni eso.

Y esto nos parece que está muy bien, aunque está claro que no sirve para nada como la tozuda realidad nos demuestra. No solo es que persisten los conflictos armados, sino que basta mirar a nuestro alrededor para comprobar que vivimos en una sociedad cada día más violenta y agresiva, donde poder vivir Juntos y en Paz es cada día más complicado.

Porque la Paz no es solo ausencia de conflictos armados, la paz es poder convivir con el vecino del barrio, con los compañeros de trabajo, con la sociedad que nos rodea. Y eso, a la vista está, es cada día más difícil. Vivimos en un mundo y en una sociedad convulsa dominada por una relación negativa de las conductas y valores del ser humano que son el origen de numerosos problemas y conflictos sociales: violencia de todo tipo, ya entre los niños en los colegios; deterioro del medio ambiente; marginación; pobreza; consumismo; drogadicción; etc. Si profundizamos en las causas de esta visión, no negativa sino realista, fácilmente llegamos al modelo de socialización y de relación predominante en nuestra sociedad: vivimos en la cultura de la violencia y del menosprecio, lo cual es preciso cambiar.

Ante esta realidad, desde la Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE), pedimos que se actúe lo antes posible. Solo, mediante la creación de una SOCIEDAD EDUCADORA conseguiremos hablar de convivencia en Paz.

Una sociedad donde los agentes que intervienen en la consecución de la paz, actúen de manera coordinada y en una misma línea: los líderes políticos con sabias decisiones que no tengan como consecuencia el enfrentamiento, no ya entre naciones, sino dentro de la propia nación entre los mismos líderes políticos, que en la mayoría de los casos solo podemos calificar de vergonzosa (no hay un espectáculo más patético que ver a los líderes políticos descalificándose mutuamente en lugar de buscar de manera conjunta soluciones a los problemas de la sociedad que han de regir); los líderes sociales , ofreciendo una imagen de esfuerzo y trabajo; los medios de comunicación , ofreciendo unos programas y noticias de calado social y no series de tele basura; la escuela, ofreciendo programas basados en los valores y el respecto y no en la mera consecución de conocimientos.

Tal vez tardemos en conseguir que esta SOCIEDAD EDUCADORA sea una realidad; Tal vez tenga que pasar mucho tiempo o deteriorarse aún más para poder reaccionar. Pero ¿hasta cuándo? ¿no hemos pasado ya “las líneas rojas”?.

Mientras los que pensamos que cabe un mundo mejor, seguiremos luchando por conseguirlo. Y eso somos los maestros. Se le atribuye a Joyce A. Myers la frase “Los maestros pueden cambiar vidas solo con la adecuada mezcla de tiza y desafíos”. O yendo más lejos, la docencia es la tarea que más puede transformar la sociedad porque de ella depende el futuro del mundo entero.

Somos los profesionales de la educación de los más pequeños los que cada día intentamos con todas nuestras fuerzas llenar la mente de los niños que educamos de normas, valores, conceptos y comportamientos hacia la asunción de la paz y el rechazo a la violencia como componentes esenciales de su personalidad. Y esto hemos de hacerlo en el momento que el niño forma su personalidad, no después, como la Investigación Científica dicta.
Por ello hemos de hacer que los sistemas educativos contemplen la Educación para la Paz como una prioridad, y que esta se inicie cuando empieza la educación, que no es otro momento que el mismo momento del nacimiento. Si los sistemas educativos no lo hacen (en definitiva, las disposiciones de los gobiernos), lo tendremos que hacer nosotros, los maestros, los que con nuestro granito de arena queremos hacer posible el cambio.

Los docentes solo pedimos que se haga efectivo que la educación está encaminada a cumplir el apartado d) del artículo 29 de la Convención de los Derechos del Niño cuando dice que esta “debe de preparar al niño para asumir una vida responsable en una sociedad libre, con espíritu de comprensión y PAZ…” y todo ello desde el momento que el niño empieza a formar su personalidad, que no es otra que la educación infantil y primaria.
 
-Juan Sánchez Muliterno. Presidente de la Asociación Mundila de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE). En Madrid, a 16 de Mayo 2019-

Ingeniero agrónomo de formación, el albaceteño Juan Sánchez Muliterno ha vivido vinculado al sector de la educación desde sus primeros pasos laborales. En el año 1992, junto a otros profesionales de la educación infantil del resto del mundo, promovió la Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE) y desempeña el cargo de presidente desde su constitución. AMEI-WAECE es una institución sin ánimo de lucro que surge como un movimiento de renovación pedagógica, con el objetivo de ayudar a los maestros que trabajan día a día con los niños más pequeños y a la vez hacer un llamamiento sobre la importancia de una educación desde la primera infancia rica en valores que cimientan la personalidad del niño y que a la larga permiten una convivencia más pacífica.
 
Juan Sánchez Muliterno ha sido galardonado con el premio de la Asociación Mundial de Organizaciones no Gubernamentales (WANGO) en materia de educación, un reconocimiento internacional al esfuerzo y a la dedicación tanto personal como profesional en la promoción de una educación de calidad desde la primera infancia; galardón que también ostentan varios Premios Nobel.

Comunica, Mide y Analiza

Plataforma Infoperiodistas

¿Quieres contactar con periodistas? 

x