Inicio > Noticias > Notas de Prensa > 23 de abril, día internacional del libro - ¿CUÁNDO COMENZAR EL APRENDIZAJE DE LA LECTURA?

Nota de Prensa

23 de abril, día internacional del libro - ¿CUÁNDO COMENZAR EL APRENDIZAJE DE LA LECTURA?

22 abr 2019 lLeída 537 veces lCompartir Nota de Prensa
23 de abril, día internacional del libro - ¿CUÁNDO COMENZAR EL APRENDIZAJE DE LA LECTURA?

El Día Internacional del Libro es una conmemoración celebrada a nivel mundial con el objetivo de fomentar la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor. Y con motivo de este día trasladamos una cuestión que muchos padres y profesionales de la educación se preguntan: ¿CUÁNDO COMENZAR EL APRENDIZAJE DE LA LECTURA?


23 de abril, día internacional del libro

Un niño rodeado de libros, que crezca en un ambiente en el que se estimule el hábito por la lectura, tendrá más posibilidades de éxito en la vida.

 
El Día Internacional del Libro es una conmemoración celebrada a nivel mundial con el objetivo de fomentar la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor. Y con motivo de este día trasladamos una cuestión que muchos padres y profesionales de la educación se preguntan: 
¿CUÁNDO COMENZAR EL APRENDIZAJE DE LA LECTURA?
 
Antes de que el niño comience a discriminar las letras y a asociarlas con sus correspondientes fonemas, probablemente es capaz de leer algunas palabras relacionadas con objetos muy vinculados a su entorno afectivo. Niños de poco más de dos años pueden reconocer textos de anuncios a los que han sido expuestos reiteradamente, pero esto no significa que sepan leer.

Leer es algo mucho más complejo, implica el dominio de una extensa gama de habilidades y destrezas perceptivas e intelectuales y el desarrollo de actividades e intereses muy variados.

Dado que el aprendizaje de la lectura es un proceso gradual, la primera pregunta que nos planteamos es, ¿Cuál es el momento oportuno para iniciar al niño en la lectura? Se trata de una cuestión bastante controvertida, pero la mayoría de los especialistas recomiendan esperar a que el niño haya alcanzado la madurez lectora, entendida esta como “el momento del desarrollo que, ya sea por obra de la maduración o del aprendizaje previo, o de ambos, cada niño individualmente puede aprender a leer con facilidad o provecho".

Según esta definición, la madurez no es sólo el resultado de un proceso de maduración interna. Independiente de las influencias del medio, se admite que podemos intervenir de forma efectiva en el desarrollo de la capacidad lectora. En consecuencia, las experiencias de aprendizaje adecuadas, la motivación, el entorno sociocultural favorable, las actitudes de los padres y educadores, los métodos, los recursos didácticos, etc., pueden ejercer un papel activo en la disposición óptima para la lectura.

Hay algunos factores que favorecen el desarrollo de la lectura como:
  • La motivación: Es necesario crear un clima que despierte en el niño el interés y el gusto por la lectura y hacerle participar activamente de la experiencia de aprendizaje. Según un trabajo de Jessica S. Horst, Kelly L. Parsons, y Natasha M. Bryan, a los niños pequeños les encanta que les cuenten una y otra vez el mismo cuento porque les ayuda a acelerar la adquisición de vocabulario.   
     
  • La influencia del medio: Está probado que existe una estrecha relación entre el ambiente familiar y la disposición del niño o niña para la lectura. Incluso un estudio en 1995 determinó que se puede predecir el vocabulario y la comprensión lectora de un niño según la frecuencia con la que sus padres acostumbran a leerles libros.
     
  • La actitud del adulto: Los educadores y los padres deben ser los animadores que, aprovechando los intereses de los niños, ayuden a crear un ambiente motivador, proponiendo actividades estimulantes que sean capaces de realizar. Vivir rodeado de libros que el niño o la niña pueda explorar, así como ver a los adultos leer, son unas de las claves para fomentar el amor por la lectura en edades tempranas.
La lectura compartida puede comenzar incluso antes, desde los primeros días. El trabajo de los psicólogos especialistas en aprendizaje Jerome Bruner y Anat Ninio, publicado en 1978, establece que a partir de los ocho meses de vida los bebés ya interactúan con los adultos para comentar elementos del mundo, pues han desarrollado su capacidad de atención compartida.

La lectura puede romper la brecha de la pobreza.
 
Las estadísticas de la OCDE lo tienen claro, los niños de hogares más pobres lo tienen mucho más difícil. Según un estudio de la Universidad de Stanford, a los tres años, los hijos de familias con más formación y recursos han escuchado 30 millones más de palabras que los que están creciendo en casas más pobres.  El construir vocabulario antes de los tres años hace que se establezcan mejores conexiones neuronales.  Anne Fernald es una de las psicólogas de Stanford que más se ha dedicado al estudio de la importancia de estas conversaciones y, según esta investigadora, la diferencia se puede notar incluso en los niños de apenas 18 meses.

Según estos estudios, lo que marca la diferencia es la manera y la frecuencia con la que se habla con ellos. De ahí que esto también esté relacionado con la lectura de cuentos en la que los mayores suelen hacer preguntas y hablar sobre el libro.

Por lo tanto, el momento idóneo para comenzar la lectura no depende tanto de una edad cronológica determinada, sino de la maduración de cada niño, de su experiencia anterior y del medio en que se desenvuelve. Es decir, aquel momento en que empieza a desarrollar los componentes y factores integrantes de la actitud lectora.



Datos de contacto: Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE)
Persona de contacto: Elvira Sánchez-Igual. Telf: 91 501 87 54 - 637865906 - comunicacion@waece.org
Estrella Polar 7, bajo-derecha. 28007, Madrid. 
 

Comunica, Mide y Analiza

Plataforma Infoperiodistas

¿Quieres contactar con periodistas? 

x