Inicio > Noticias > Notas de Prensa > El Sector de Aguas Envasadas instará a la Comisión Europea a velar por el cumplimiento del derecho comunitario respecto a la futura Ley de Residuos de Navarra

Nota de Prensa

El Sector de Aguas Envasadas instará a la Comisión Europea a velar por el cumplimiento del derecho comunitario respecto a la futura Ley de Residuos de Navarra

6 jun 2018 lLeída 633 veces lCompartir Nota de Prensa
El Sector de Aguas Envasadas instará a la Comisión Europea a velar por el cumplimiento del derecho comunitario respecto a la futura Ley de Residuos de Navarra

La Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas (ANEABE) presentará, en los próximos días, una queja ante la Comisión Europea, en relación al artículo 24.2 de la futura Ley Foral de Residuos, que incumple aspectos clave del derecho comunitario, al prohibir la venta de botellas de agua de un solo uso, en los edificios e instalaciones de las administraciones públicas. El proyecto de ley se votará el jueves 7 de junio en el Pleno del Parlamento Navarro.


Madrid, 5 de junio de 2018.- La Ley Foral de Residuos y su Fiscalidad que se pretende aprobar esta semana en el Parlamento Navarro, incluye en el artículo 24.2 la prohibición con carácter general de vender botellas de agua de un solo uso en edificios e instalaciones de las administraciones públicas, lo que en la práctica implicará que, por ejemplo, no se pueda adquirir una botella de agua en una Universidad, Instituto o polideportivo de titularidad pública.
 
La Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas, suscribe la argumentación de la Federación Europea de Aguas Envasadas (EFBW), respecto a la redacción de la futura Ley Foral, señalando que se infringe la Directiva 2009/54/CE, sobre la explotación y comercialización de aguas minerales naturales, por la que se establece que los Estados miembros deberán adoptar las medidas necesarias para garantizar el comercio de las aguas minerales naturales que cumplan las normas establecidas en la presente Directiva, no pudiendo obstaculizarse por la aplicación de disposiciones nacionales.
 
Tal disposición no solo vulnera la legislación específica de aguas minerales y discrimina al agua embotellada respecto a otros productos y bebidas, sin que para ello se haya ofrecido ninguna justificación de peso, sino que también es contraria a la normativa comunitaria de envases. Por estos motivos, ANEABE interpondrá una queja ante la Comisión Europea, por el incumplimiento de la normativa comunitaria.
 
Una bebida que contribuye a la promoción de unos hábitos saludables
Esta prohibición, sin embargo, no afectaría a centros sanitarios y hospitalarios, por lo que el propio proyecto de Ley está reconociendo los beneficios de las aguas minerales al permitir la venta en estos centros, donde la seguridad alimentaria y el cuidado de la salud es esencial.
 
Además, en un contexto de prevención de la obesidad no se deberían poner trabas para acceder a un producto que fomenta unos hábitos de vida saludables a través de una correcta hidratación.
 
Asimismo, señalar que no se está teniendo en cuenta a las personas que, debido a alguna enfermedad o patología, beben un agua mineral determinada con una composición específica adecuada a su dieta.
 
Beneficio medioambiental inapreciable
Respecto a las argumentaciones de tipo medioambiental, hay que resaltar que los envases de aguas minerales son 100% reciclables. En este sentido, según datos de ECOEMBES, actualmente se reciclan el 85% de las botellas de plástico PET. Además, los envases del sector suponen una proporción mínima dentro del universo de productos envasados: sólo un 0,7% de los residuos urbanos generados en España, un 0,1% del total de residuos generados por toda la actividad económica y además. Por tanto, es una medida estéril y sin embargo perjudicial desde el punto de vista de la salud.
 
De hecho, un estudio de la Universidad de Vermont (EEUU) sobre las consecuencias no deseadas de los cambios en las opciones de bebidas y la eliminación del agua envasada en un campus universitario, concluyó que dicha prohibición supuso un incremento del 33% del consumo de otro tipo de bebidas, también envasadas. Además, indicaba que esta medida no supuso una reducción de la generación de residuos de envases en el campus universitario, que era el objetivo último que se perseguía.
 
Esta discriminación afecta directamente a la reputación de un sector que entre sus propios fines está la protección del medio ambiente, que ha conseguido grandes avances en la reducción de residuos plásticos, que trabaja continuamente para mejorar el impacto de su actividad y que ha sido precursor en la implantación de diversas medidas medioambientales.
 
Fomento de la educación y la concienciación
Desde el sector de las aguas envasadas se aboga por un diálogo abierto y constructivo, basado en fomentar la educación y la concienciación de todos, ciudadanos, empresas, instituciones y medios de comunicación, para una correcta gestión medioambiental de los envases y no en una prohibición.

Comunica, Mide y Analiza

Plataforma Infoperiodistas

¿Quieres contactar con periodistas? 

x