Inicio > Noticias > Artículos de opinión > Cordero Serranía de Cuenca: calidad y tradición por encima de todo

Artículos de opinión

Cordero Serranía de Cuenca: calidad y tradición por encima de todo

26 sep 2022 l Leída 376 veces l 3 min l Compartir Artículo

La marca de calidad Cordero Serranía de Cuenca mantiene la tradición y ofrece un producto de calidad diferenciada a todos sus consumidores.

La relación de la Serranía de Cuenca con la cría y producción de cordero viene desde tiempos inmemoriales. Desde hace siglos los habitantes de esta zona del centro de la Península Ibérica han basado gran parte de su alimentación en el cuidado del ganado ovino.
Hoy en día la Asociación de Productores de Cordero “Serranía de Cuenca” ha tomado el relevo a todas estas generaciones que los precedieron en estas lides y ponen en el mercado una carne con unas características únicas en las que se unen calidad, sabor y tradición.
Para entender esta afirmación tenemos que partir de la tradición y de la forma en la que se mantienen por parte de todos los implicados en el proceso de cría del cordero. La alimentación de estas ovejas es, en su mayor parte, a base de vegetación autóctona presente en los pastos de la zona.
Cada mañana el pastor sale con el rebaño y recorre varios kilómetros hasta llegar a las zonas de pasto en las que está la mayor parte del día. Cada noche regresan a los corrales para dormir y estar a salvo frente al posible ataque de otros animales.
Estos paseos por el campo consiguen que la carne sea muy sabrosa y tenga una menor cantidad de grasa frente a ovejas y corderos que pasan su vida estabulados. Otro factor que influye, no sólo en el sabor y la cantidad de grasa sino en la propia salud del animal es su alimentación. Cada oveja decide qué comer y cúando, variando su dieta en función de la época del año.
La calidad viene en su mayor parte por el tipo de dieta que consumen pero también por este tipo de ganadería en semilibertad. Las salidas diarias hacen que, al igual que ocurre con el ser humano, estén mucho más sanas que un animal que se pasa el día encerrado entre cuatro paredes y lo único que hace es comer y dormir.
Si conjugamos estos dos factores que ya están muy unidos llegamos al último de ellos pero quizá el más importante de los tres: el sabor.
La carne de cordero Serranía de Cuenca es tersa, con un color brillante, sabrosa y con un menor índice de grasas que otras carnes de cordero.
Ya hemos explicado cómo se consigue llegar a esto pero como de verdad se demuestra es llevándola a la mesa.
Para ponernos en situación, vamos a pensar en un plato que la mayor parte de nosotros ha comido alguna vez: las pierna de cordero al horno. En primer lugar observamos la pieza y vemos que su carne tiene un color rosado, muy brillante y con la mínima cantidad de grasa.
Como es lógico, debemos adobarla pero con un poco de ajo, perejil y romero será más que sufiente puesto que el objetivo es mejorar el sabor del cordero, no hacerlo desaparecer. Tras un tiempo prudencial lo llevaremos al horno y cuando termine la cocción nos encontraremos con un delicioso asado, jugoso y muy, muy tierno.
Lo mejor en estos casos es probarlo y para ello hay excelentes restaurantes en los que el cordero Serranía de Cuenca es su plato estrella.
Por nuestra parte sólo queremos que conozcáis más sobre nuestro producto, sinónimo de calidad y tradición y que la próxima vez recordéis el nombre de cordero Serranía de Cuenca.
x