infoperiodistas
|
|
+34 91 542 69 59
Medios
Agencias
Empresas
Profesionales
Quiero
una DEMO >>

Libros



Teoría y praxis del gadita

Más allá de precisiones lingüisticas, mientras que ?gaditano? es el natural de Cádiz, gadita pasa a denotar ?el que ejerce como gaditano?. Antiguamente se distinguía entre «tirillas» y «beduinos», que era como se denominaba a los habitantes del nuevo Cádiz que se extendió sobre el istmo, desde las Puertas de Tierra hasta Cortadura. Hoy, ser gadita no es una profesión, sino un oficio amateur, esto es, de amante. Tampoco se trata de un simple estereotipo, aunque también lo sea. Es una actitud ante la vida, que puede hacer compatible las contradicciones y las paradojas. Da por hecho que los tanguillos y mucho más que los tanguillos se está perdiendo y es una pena. Y, a pesar de que no le importa demasiado que los granadinos se apropien de Manuel de Falla, entiende que una conjura de derrotistas viene conduciendo a Cádiz al desastre desde que nos mangaron la Casa de la Contratación de Indias. Canta tirititrán por alegrías con el hambre que vamos a pasar y llora por Camarón. Amigo de los disfraces, el gadita compagina el carnaval y la Semana Santa sin que le rechinen las entendederas. Quizá porque su mayor devoción religiosa sea el Cádiz C.F., sin darse cuenta que a Moliere no le sentó bien el color amarillo de la camiseta. Y aunque Cádiz pasa por ser abierta y cosmopolita, atrás quedaron los tiempos de la Carrera de Indias y de Jorge Juan. Esto es, el gadita puede creer que más allá de Puerta Tierra no existe vida inteligente, pero intuye al mismo tiempo que le sería más fácil tomar un café en La Habana que en Madrid. Suele viajar poco si no es por ciertas tristes obligaciones y su ilusión es la de que vive en el mejor sitio del mundo. Y puede que tenga razón, aunque sería bueno salir de vez en cuando fuera de las murallas para comprobarlo. Y es que el gadita vive intramuros, como en una especie de convento urbano pero? ¡qué convento!, con salida al mar y a las estrellas.

Juan José Téllez

Nació an Algeciras, a finales de 1958 y se formó en Cádiz. Periodista de investigación especializado en problemas relativos a la inmigración como en las cuestiones de narcotráfico y redes internacionales. Reportero independiente, ha ejercido el periodismo en numerosos diarios, su firma ha aparecido en Cambio 16, Diario 16, El País, El Independiente y Panorama. Guionista de radio y televisión, ha sido redactor de Europa Sur y subdirector del Diario de Cádiz. Ha publicado seis libros de poemas: Crónicas urbanas, Medina y otras memorias, Ciudad sumergida, Bambú, Daiquiri, y Trasatlántico, así como cuatro de relatos: Territorio Estrecho, Amor negro, El loro pálido y Main Street. En 1994, con Paco de Lucía, retrato de familia con guitarra, suscribió una primera aproximación a la persona y a la obra del guitarrista algecireño. Luego, aparecían Carlos Cano, una historia musical andaluza y en colaboración con Juan Manuel Marqués, Chano Lobato, memorias de Cádiz. Es autor, a su vez, de un ensayo sobre la inmigración clandestina, titulado Moros en la costa. Al mismo timepo fimó las letras de dos espectáculos flamencos, Contrabandista, del bailaor David Morales e Inmigración, de la compañía de María Angeles Gabaldón. Ha recibido diversos galardones y, en la actualidad trabaja en Sevilla, como redactor del Diario de Sevilla.
 

Teoría y praxis del gadita
Editorial: Editorial Almuzara
Año de publicación: 2008
Características de la edición del libro:
Lengua de publicación: Castellano  
Edición: 1ª ed., 1ª imp.
Fecha Edición: 05/2008
Fecha Impresión: 05/2008
Publicación: Editorial Almuzara  
Descripción: 288 p. 24x16 cm  
Encuadernación: rústsolap.
Volver
Imprimir


Portada | Noticias | Guía de Medios | Enviar Notas de Prensa | Textos legales | Publicidad | Contactar | ¡Suscríbete!
x