|
|
+34 91 542 69 59
Medios
Agencias
Empresas
Profesionales
Quiero
una DEMO >>
Últimas actualizaciones:
Ideas para Viajar, La Crónica de Guadalajara, República TV (RTV), el Popular, el Popular (Digital), Latinosmagazine.es, TV3 Televisió de Catalunya, Aruser@s, laSexta, TVE 1 Televisión Española, telemadrid.es, Fibracat, Aragón TV, Catalunya Ràdio, Aragontelevision.es, Salud sin Bulos, Telemadrid, Economiadigital.es, Airbag, Televisión Canaria, BarcelonAlemany, Apartgastro.com, Apart, Agenttravel.es, Agenttravel, 02B.com, Hoy por hoy, ¡Hola! Extra Cocina, blogs, El Punt Avui, Antena 3, L' Esportiu (Comarques Gironines), Nueve Comunicación, El Periódico de Catalunya, 20 Minutos, El Periódico de Aragón, rtvc.es, En Portada, La 2, Ràdio Gràcia, La Gaceta del Taxi, El Mundo (Edición Catalunya), Barcos & Yachting a Vela, Barcos & Yachting a Motor, Viajarconhijos.es, Dimensionvegana.com, Viajar con hijos, COPE Denia, Celiacos Magazine, Información, Diario de Noticias, noticiasdenavarra.com, Viajeros: por tierra, mar y aire, Diario de Mallorca, Información TV, Diario de Ibiza, diariodeibiza.es, Levante (La Ribera), Levante (La Costera-La Canal-La Vall d'Albaida), La Opinión de Málaga, Levante - El Mercantil Valenciano, La Opinión de Murcia, Eladelantado.com, El País, Regió7, Diarisanitat.cat, Onda Cero Radio, regio7.cat, Televisión Española (TVE) Catalunya, La Provincia, Salut, Ràdio Girona, Cadena Dial Campo de Gibraltar, Men's Health, Women's Health, Runner's World, Emprendedores, emprendedores.es, DeViajes, Telenovela, Le Monde Diplomatique (Edición española), CarandDriver.es, El Observador, Los40 Classic Zaragoza, CyL8 Valladolid, Aquapres, ¡Hola!, El Siglo de Europa, Actas Dermo-Sifiliográfica, SoyMadridista.com, Gooseando.es, Diario de Burgos, El Pueblo de Ceuta, Microsiervos.com, Saber Vivir, Guía del Ocio. La semana de Madrid, Netámbulo, Farmaventas, Viento Sur, El Ciervo

Libros



El jardín de la pólvora

En un lugar remoto del sudeste español hubo una ciudad "fina y polvorienta". La ciudad era un conjunto armonioso de casas y de huertos que hablaban de su pasado morisco. Algo en ella sugería también un vago parentesco japonés. Los huertos fueron desapareciendo poco a poco, uno tras otro, hasta no quedar ninguno, y lo mismo les ocurrió a las casas, torres y palomares. En los huertos se tuteaban las azucenas y las berenjenas, los guisantes dulces y los jazmines, la buganvilla y el nisperero. Conocemos a quienes, supervivientes de aquel último acto, lo recuerdan así, un paraíso amenizado por acequias de agua fresca y clara. La ciudad, a la que se conoció en siglos pasados como "La ciudad de la seda" por su floreciente industria sedera, tuvo también un modesto bocarte donde se molía la pólvora, dependiente del Ejército y defendido por bisoños soldados de reemplazo. Al viejo caserón castrense, formando parte de la propiedad, lo circundaba un espacioso terreno, murado todo él. Un día, después de muchos años, el ingenio cerró y acabó desmantelado, la guarnición fue reexpedida a otro destino y a la población civil se le franqueó el paso a aquel discreto parque hasta entonces vedado. La gente, con la novedad, se acostumbró a ir por allí buscando un poco de sombra en los días calurosos, un poco de recreo coloquiado, tal vez silencio, y lo que siempre se había conocido como "la fábrica de la pólvora" pasó a llamarse "el Jardín de la Pólvora", bosquecillo compuesto en su mayor parte por plátanos centenarios y copiosos. Ése es el nombre que conserva todavía. Vienen en él sugeridas muchas cosas, todas con su misterio. La oscuridad de las rosas y el breve y fulgurante destello de la pólvora, lo que se cultiva y prospera lentamente y lo que puede ser destruido en un momento. Y sin embargo algo natural, muy lógico, percibimos en estas palabras, jardín, seda, pólvora, viéndolas juntas. No sabría explicar el autor de este libro por qué pensó, al oír hablar por primera vez de ese Jardín, que toda su novela en marcha se le parecía en mucho: algo que había sido labrado con la tenacidad de un hortelano estaba llamado quizás a desaparecer de repente, dejando tras de sí, quién sabe, un olor a pólvora tan embriagador como para que volvieran a reverdecer sus viejos sueños, sus exaltados sueños infantiles de verbenas, aventuras y gloriosas conquistas.

Andrés Trapiello

Andrés Trapiello nació en Manzaneda de Torío (León) en 1953. Desde 1975 vive en Madrid.

Como novelista ha publicado La tinta simpática (1988), El buque fantasma (Premio Internacional de novela Plaza & Janés 1992) y La malandanza (1996), así como los cinco primeros tomos de sus diarios, agrupados bajo el título general de Salón de pasos perdidos (El gato encerrado, 1990; Locuras sin fundamento, 1993; El tejado de vidrio, 1994; Las nubes por dentro, 1995; Los caballeros del punto fijo, 1996), y los volúmenes titulados Mil de mil (1995) y Todo es menos (1997), compuestos de pequeños relatos y ensayos que podrían considerarse dentro de ese ciclo autobiográfico. Todos ellos en la editorial Pre-Textos.

Como ensayista ha publicado Clásicos de traje gris (1990) y Sólo eran sombras (1997), ensayos y estudios dedicados a la literatura española; Viajeros y estables (1992), dedicado a la literatura extranjera, Las vidas de Miguel de Cervantes (Planeta, 1993) y Las armas y las letras. Literatura de la guerra civil 1936-1939 (Planeta, 1994, primer Premio don Juan de Borbón 1995).

Su poesía se ha reunido en el tomo Las tradiciones (1991), al que siguió Acaso una verdad (1993, Premio Nacional de la Crítica).

Actualmente colabora en varios medios de comunicación.

Editorial: Editorial Pre-Textos
Año de publicación: 2005
Características de la edición del libro:
ISBN: 8481916870   
PÁGS.: 792   
PRECIO: 35 euros  
Col. Narrativa contemporánea
Volver
Imprimir


Portada | Noticias | Guía de Medios | Enviar Notas de Prensa | Textos legales | Publicidad | Contactar | ¡Suscríbete!
x