Inicio > Comunidad > Libros > Do fuir

EL pintor Pancho Ortuño tenía, hace años, una pequeña rehala de beagles y perros de muy variada estirpe venatoria. Cuando quería adiestrarlos se los llevaba al campo y allí, en una dehesa cercana al pueblo extremeño de Monroy, los soltaba durante todo el día, desde el amanecer hasta el crepúsculo. Los perros, por instinto, en cuanto encontraban un rastro, se lanzaban con entusiasta algarabía en pos de él, y no era en absoluto infrecuente que a veces se perdieran de vista durante dos o tres horas en lances que no siempre coronaban con éxito. Su dueño, guiado únicamente por una ladra cada vez más desvanecida, se limitaba entonces a seguir su jauría a distancia, distraído por los amenos y filosóficos panoramas de la naturaleza. Cuando llegaba el momento de recogerse, hacía sonar el cuerno de caza. En la soledad misteriosa de aquellos encinares, tan profundo y melancólico halalí parecía perderse no sólo en la lejanía, sino en el medievo. Acudían disciplinados los sabuesos, se reposaban en el furgón y el cuerno de caza volvía a su bien talabarteada funda de cordobán. Era un cuerno de res en el que Pancho Ortuño, -con extraordinaria minucia, había grabado a fuego una estampa conmovedora. Se veía, en medio de una pradera, a una liebre con las manos levantadas y las orejas tiesas, atenta y advertida, y debajo esta leyenda: 'Do fuir'; dónde huir, palabras con las que manifestaron su desesperación y su congoja los enemigos de Gaston de Foix, el belicoso duque de Nemours, lanzado contra ellos en una codiciosa cuanto insensata persecución tras la batalla de Ravena en la que les acababa de derrotar. La literatura es un extraño viaje, y el que realizó ese epígrafe, desde aquel 11 de abril de 1512 hasta un cuerno de caza de hacia 1980, está lleno de la irrefutable poesía que ha unido para siempre el nombre de un capitán legendario, muerto a la edad de veintitrés años justamente en esa su más sonada victoria, y una liebre que mira el porvenir incierto desde su carpe diem.

Andrés Trapiello nació en Manzaneda de Torío (León) en 1953. Desde 1975 vive en Madrid.

Como novelista ha publicado La tinta simpática (1988), El buque fantasma (Premio Internacional de novela Plaza & Janés 1992) y La malandanza (1996), así como los cinco primeros tomos de sus diarios, agrupados bajo el título general de Salón de pasos perdidos (El gato encerrado, 1990; Locuras sin fundamento, 1993; El tejado de vidrio, 1994; Las nubes por dentro, 1995; Los caballeros del punto fijo, 1996), y los volúmenes titulados Mil de mil (1995) y Todo es menos (1997), compuestos de pequeños relatos y ensayos que podrían considerarse dentro de ese ciclo autobiográfico. Todos ellos en la editorial Pre-Textos.

Como ensayista ha publicado Clásicos de traje gris (1990) y Sólo eran sombras (1997), ensayos y estudios dedicados a la literatura española; Viajeros y estables (1992), dedicado a la literatura extranjera, Las vidas de Miguel de Cervantes (Planeta, 1993) y Las armas y las letras. Literatura de la guerra civil 1936-1939 (Planeta, 1994, primer Premio don Juan de Borbón 1995).

Su poesía se ha reunido en el tomo Las tradiciones (1991), al que siguió Acaso una verdad (1993, Premio Nacional de la Crítica).

Actualmente colabora en varios medios de comunicación.

Editorial: Editorial Pre-Textos

Año de publicación: 2000

Características de la edición del libro:

ISBN: 84-8191-350-2   
PÁGS.: 556   
PRECIO: 28 euros

¿Has escrito un libro?

El fondo editorial con 1.516 libros

Libros más vistos

x