Inicio > Noticias > Diario > Periodismo y Exilio. Luz Escobar. Diario de Cuba

Somos líderes en información de Medios de Comunicación

Periodismo y Exilio. Luz Escobar. Diario de Cuba

Luz Escobar, reconocida periodista y fotógrafa cubana, miembro fundador del diario digital 14ymedio en 2014 hasta su salida de Cuba en octubre de 2022, comparte su impactante testimonio tras ocho años de periodismo independiente en la isla. Ganadora del Premio Internacional de Periodismo de El Mundo en 2022 por su valiente labor en la categoría de Libertad de prensa, Escobar revela la intensa persecución, amenazas y represión por parte de las autoridades cubanas. La periodista detalla cómo la seguridad del Estado la sometió a interrogatorios, amenazó a su familia e incluso vigiló ilegalmente a sus hijas, llegando a amenazar con criminalizarlas. Su relato evidencia las tácticas del régimen para limitar la libertad de expresión, destacando la crisis humanitaria y la presión sobre las familias involucradas en el periodismo independiente.

15 dic 2023 l Leída 369 veces l 3 min l Compartir noticia
Periodismo y Exilio. Luz Escobar. Diario de Cuba

Luz Escobar vive y trabaja en Madrid desde hace poco más de un año, y durante el V Encuentro de Periodismo Iberoamericano participó de la mesa acerca de Periodismo desde el exilio.
Así es como Luz Escobar contaba las razones y las circunstancias que la llevaron a abandonar la isla:
"Comencé a ejercer el periodismo independiente en 2014 en el diario digital 14yMedio. Desde el principio de su andadura, el equipo de redacción enfrentó represiones, principalmente a través de interrogatorios de la Seguridad del Estado en lugares oficiales, donde amenazaban tanto mi seguridad como la de mi familia. A lo largo de los 8 años que me dediqué al periodismo en Cuba, estos interrogatorios se volvieron más frecuentes y, con el tiempo, no solo iban dirigidos a mí como periodista, sino también a mis hijas adolescentes, a mi padre, a mi esposo y a mis amigos.
En el año 2021, las amenazas se intensificaron. Me citaron en la oficina del Ministerio del Interior llamada "Atención a menores" para informarme que podrían juzgar a mi hija mayor quien para entonces tenía 14 años y pronto llegaría a la edad de imputabilidad. La amenaza consistía que podría criminalizarse cualquier cosa que hiciera. Yo corroboré esta situación y efectivamente, me enteré de que estaban vigilándola, incluso en la escuela, donde la Seguridad del Estado consultaba con sus profesores sobre su comportamiento y amistades.
Resumiendo, viví bajo constante vigilancia, llegando a tener 18 días seguidos de control ilegal frente a mi casa, como una suerte de prisión domiciliaria. Estas acciones, llevadas a cabo por individuos sin identificación oficial, no solo limitan la libertad de expresión, sino que también operan al margen de la ley"

Hay una frase que Luz comentó durante su participacion que da cuenta de la normalización de la falta de libertad de expresion y la peligrosidad de, simplemente, dedicarse a informar.
Escobar comentaba que vivía amenazada por individuos que a veces mostraban sus carnés oficiales, a veces mostraban un carné al que le tapaban el nombre y la foto y a veces no mostraban nada; y cualquiera de ellos ejercía poder de disuacion o accion directa. "Me amenazaban con la cárcel y a mí realmente la carcel me parecía un precio justo a pagar por la libertad de expresión, pero lo que sí no me parecía un precio justo a pagar era la cárcel para mis hijas".
Experimentó acoso, robo de equipos de trabajo, etc., pero el punto de inflexión fue cuando las amenazas de criminalización alcanzaron a sus hijas adolescentes.
Este último aspecto fue el punto de quiebre, "además, la crisis humanitaria en Cuba y la lucha constante para que mi proyecto periodístico avanzara, especialmente al ver que otros proyectos no enfrentaban las mismas dificultades, influyeron significativamente en mi decisión".
x