Inicio > Noticias > Diario > Fran Sevilla recibe el XI Premio Internacional de Periodismo “Cátedra Manu Leguineche

Somos líderes en información de Medios de Comunicación

Fran Sevilla recibe el XI Premio Internacional de Periodismo “Cátedra Manu Leguineche

“Lo que importa verdaderamente son las personas, el dolor de las personas, el sufrimiento de las personas, de la gente corriente. Solo por ellos se debe y se puede tomar partido”
“Acabé estudiando periodismo y, eso sí, dedicándome a viajar, aunque no curando sino narrando, que de alguna manera es otra forma de intentar que el mundo que habitamos sea un mundo más habitable para todos”

15 jun 2023 l Leída 598 veces l 7 min l Compartir noticia
Fran Sevilla recibe el XI Premio Internacional de Periodismo “Cátedra Manu Leguineche

Fran Sevilla ha recogido en la localidad alcarreña de Brihuega (Guadalajara) el XI Premio Internacional de Periodismo “Cátedra Manu Leguineche”, un reconocimiento que le llega tras 40 años en este oficio “de moverme por el mundo tratando de narrar aquello que acontece en todo tipo de rincones, remotos y no tan remotos”

El periodista, que se ha mostrado orgulloso de ser galardonado con un premio que lleva el nombre de Manu Leguineche, ha hablado de sus comienzos como free lance en Nicaragua, “las guerras de Centroamérica, el reino del terror en Guatemala, la barbarie de El Salvador, la invasión de Panamá, las dictaduras de Strossner en Paraguay y de Pinochet en Chile conformaron un escenario en mi imaginario personal que se mantiene hasta hoy”, ha dicho. “Vinieron luego muchas otras guerras, muchas otras regiones y países, muchas otras catástrofes, y la conclusión, finalmente, cuatro décadas después, es categórica: lo que importa verdaderamente son las personas, el dolor de las personas, el sufrimiento de las personas, de la gente corriente. Solo por ellos se debe y se puede tomar partido”.

En su intervención, Fran Sevilla ha recordado que él iba para médico misionero pero cambió de carrera y acabó estudiando periodismo y dedicándose a viajar, “aunque no curando sino narrando, que de alguna manera es otra forma de intentar que el mundo que habitamos sea un mundo más habitable para todos”. Sin embargo, “con el paso de los años crece mis frustración y mi sensación de derrota: creo que no lo hemos logrado. Pero lo que no ha decrecido es mi pasión por acercarme a todos los rincones, para seguir narrando lo que acontece”.

El periodista ha querido dar lectura a una entrada que publicó en su blog “Vagabundo” hace ya nueva años, con motivo del fallecimiento de Manu leguineche: “Fue nuestro maestro, el maestro de varias generaciones; fue mi maestro. La primera vez que salí a recorrer el mundo, a cubrir la guerra en Nicaragua y las otras guerras en Centroamérica, hace ahora 30 años, Manu me facilitó mi primera acreditación de prensa”.

“Manu transmitía esa pasión que yo descubrí en mí muy pronto, la de recorrer el mundo, la de llegar hasta los confines. Cuanto más lejanos y más complicados, cuanto mayor era el desafío mayor era la determinación de lograrlo. Pero lo más importante de Manu Leguineche, de ese cálido hombretón, era su humanidad revestida de tierna socarronería, esa forma de no darse importancia y reírse de uno mismo”.

“Hoy, desde ese otro confín en el que se encuentra, seguro que Manu nos está observando emocionado, viendo ésta, su casa, rebosante de vida, llena de amigos para invocar su nombre y celebrar su legado”, ha concluido.

MANU Y FRAN, DOS CORRESPONSALES DE PAZ

Antes de recibir su Premio, Fran Sevilla ha escuchado la laudatio pronunciada por el periodista Felipe Sahagún quien le ha definido, al igual que a Leguineche, como a un “periodista de paz”. “Fran, como Manu, son excepciones -periodistas de paz- en un mundo dominado por los que, informando, atizan la guerra,  promueven el odio y, cada  día, manipulan más la realidad”.

“Pocos como Fran Sevilla representan hoy mejor los valores de Manu, sus ilusiones de adolescente, sus comienzos en el reporterismo, su pasión por los viajes y por la historia, su amistad con grandes personajes, su desconfianza del poder y de los poderosos, sus denuncias de grandes atropellos, su exploración de exploradores, su hemeroteca andante y su pasión por contar lo que merece ser contado”, ha destacado en su laudatio.

Para finalizar, Sahagún, ha recordado que la guerra con la que se iniciaron en el periodismo él mismo y Manu Leguineche fue la de Vietnam y que “aunque las guerras de Fran han sido otras y su mundo periodístico el de las redes y la desinformación global, sus valores y su periodismo creo que Manu los hubiera reconocido hoy como suyos y se hubiera sentido orgulloso”.


SEVILLA, COMO MANU, EJEMPLO DE PERIODISMO PURO

Tras el discurso del galardonado, ha intervenido en el acto el presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Miguel Ángel Noceda, quien ha resaltado de Fran Sevilla que “es de los que les gusta meterse en territorio inhóspito y ser testigo de acontecimientos trascendentales, como lo fue Manu”. “Sevilla, como Manu y como otros corresponsales de guerra, son ejemplos de periodismo puro”.

Para Noceda, esos corresponsales reivindican el buen periodismo “esa forma de hacer información que ahora está amenazada por la desinformación, por el mal uso de las redes sociales que conduce al periodismo a la banalización, al falseamiento, a la polarización”.

El presidente de la FAPE ha hablado sobre cómo Fran Sevilla solicitó cubrir la guerra de Ucrania cuando era titular de la corresponsalía de Washington de RNE, y cómo su petición fue aceptada “para bien de la información y del ciudadano que escucha sus crónicas llenas de rigor y veracidad”. Tanto en esta guerra como en otros conflictos que ha cubierto, el hoy galardonado ha demostrado “objetividad, contexto y asunción de riesgo. Su forma de contar la información atrapa”, ha añadido Noceda. ”Lo hace, además, poniendo siempre por delante las leyes fundamentales del buen periodista: llegar, ver y contar lo que pasa, sin caer en el amarillismo ni en la exageración. Es decir, información veraz, contrastada y contextualizada”

Por su parte, el presidente en funciones de la Diputación provincial de Guadalajara, José Luis Vega, ha destacado el oficio de los periodistas como informadores frente a las redes sociales. “Para eso os habéis preparado, habéis estudiado y, muchas veces, os exponéis. Sois vosotros, con vuestra imagen y vuestra mirada los que nos transmitís la realidad de las noticias”.

Vega ha añadido que es necesario apoyar, a través de los medios de comunicación, privados o públicos, a todos aquellos periodistas que “van a jugarse el tipo para informar de la barbarie”. “Hay que seguir diciendo que sin periodismo no va a haber libertad ni va a haber democracia”

En el acto, también ha intervenido el rector de la Universidad de Alcalá, José Vicente Saz, quien ha señalado que, tras 500 años de historia, en esa institución “somos conscientes de que ahora ·resulta más necesario que nunca un periodismo libre y responsable, como el de Fran Sevilla, el de Manu y el de todos los profesionales reconocidos cada año con este Premio”

La periodista Tamara Crespo ha sido la encargada de presentar un acto, amenizado por la soprano Celia Alcedo, en el que el anfitrión, el reelegido alcalde briocense, Luis Viejo, ha explicado que dar la bienvenida a los asistentes “desde el macrocosmos de la casa de Manu”, hace que se comprenda mejor la gran aspiración del desaparecido reportero: el silencio. “En este jardín –ha dicho-, el único ruido es el silencio. Y el periodismo y la libertad están para que ese silencio sea una elección”.

La entrega del XI Premio de Periodismo “Cátedra Manu Leguineche” ha tenido lugar esta tarde en la “Casa de los gramáticos” de la localidad alcarreña de Brihuega (Guadalajara), la residencia en la que vivió sus últimos días el recordado reportero que da nombre al galardón.

EL JURADO

El Jurado de esta undécima edición ha estado presidido por el presidente en funciones de la Diputación de Guadalajara, José Luis Vega, e integrado por  los periodistas Miguel Ángel Noceda, presidente de la FAPE; Nemesio Rodríguez, Carmen del Riego, Anabel Díez y Mar Corral, quien es también presidenta de la Asociación de la Prensa de Guadalajara (APG) y por María Teresa del Val, directora general de la Fundación General de la Universidad de Alcalá. Ha actuado como secretario Amancio Fernández , secretario general de la FAPE.

SOBRE EL PREMIO

El Premio Internacional de Periodismo “Cátedra Manu Leguineche” lo convocan, con carácter anual, la FAPE, la Diputación Provincial de Guadalajara, la Universidad de Alcalá (UAH), la Fundación General de dicha Universidad, la Asociación de la Prensa de Guadalajara y el Ayuntamiento de Brihuega. Tiene una dotación económica de 8.000 euros y, además, el premiado es nombrado profesor honorífico de la Universidad de Alcalá y recibe un detalle de escultura conmemorativa.

El galardón pretende honrar la figura del desaparecido reportero que le presta su nombre y la de todos los profesionales cuya trayectoria destaca por su independencia, rigor profesional y respeto a la verdad.

En las 10 anteriores ediciones ha recaído en Lydia Cacho (2010), Javier Espinosa (2011), Roger Jiménez (2015), Fidel Raso (2016), Mikel Ayestarán (2017), Pilar Bonet (2018), José Antonio Guardiola (2019), Pepa Bueno (2020),  Gervasio Sánchez (2021) y  Ramón Lobo (2022).

SOBRE EL PREMIADO

Fran Sevilla (Madrid 1959), ha desarrollado toda su carrera en el periodismo internacional.

Es redactor de Radio Nacional de España desde 1988, emisora para la que cubrió, de 1989 a 1996, entre otros acontecimientos y como enviado especial, la primera guerra del Golfo Pérsico o la de la antigua Yugoslavia; de 1996 a 2000 fue corresponsal de RNE en Oriente Próximo, y de 2000 a 2007, corresponsal volante de los Servicios Informativos de RNE, con coberturas como enviado especial a las guerras de Afganistán, Líbano, Irak o Colombia.

De 2007 a 2014 fue delegado del Centro Emisor de Radio Exterior de España de Cariari, en Costa Rica y fue nombrado corresponsal en EEUU en 2017.

Desde marzo de 2022 cubre la guerra de Ucrania como enviado especial. Allí, hace algo más de un año, resultó ileso después de que su coche fuera alcanzado por la artillería rusa.
x