Inicio > Noticias > Diario > Unidad Editorial, blanco de un ciberataque

Somos líderes en información de Medios de Comunicación

Unidad Editorial, blanco de un ciberataque

Las páginas web de las principales cabeceras de Unidad Editorial sufrieron ayer un ataque informático que afectó a su normal uso, según han confirmado esta mañana los especialistas de la Guardia Civil. El ciberataque provocó la caída de los servidores en las ediciones digitales de El Mundo, Marca, Expansión y Telva. Las plataformas en internet de estas publicaciones recibieron una afluencia anormal de tráfico basura que colapsó su funcionamiento, lo que se conoce como un ataque de denegación de servicio.

8 ene 2015 l Leída 1.592 veces l 2 min l Compartir noticia
Unidad Editorial, blanco de un ciberataque

Alrededor de las 13.15 horas de ayer, algunos usuarios alertaron de problemas cuando intentaban acceder a los sitios web de Unidad Editorial afectados. Los trabajos internos de mantenimiento o de actualizaciones pueden generar este tipo de anomalías, pero las primeras investigaciones de la Guardia Civil han confirmado que el origen de las alteraciones no tenía un carácter estructural y no se debía a ninguna modificación desde dentro de las cabeceras. La Guardia Civil, tras la oportuna recopilación de pruebas, tratará de identificar el origen de los ataques.

Expertos en seguridad han ratificado que los problemas se provocaron intencionadamente desde servidores ajenos a Unidad Editorial. Una avalancha de peticiones (ataque de denegación de servicio) dificultó que se sirviera con normalidad a los lectores que pretendían acceder a las páginas web del grupo.

El ciberataque coincidió con la entrega de paquetes sospechosos en la sede de distintas cabeceras, como la de El País y otros diarios de Prisa, así como en 20 Minutos y El Economista, que comparten instalaciones, y en Libertad Digital.

El País, desalojado

En el caso de la sede de los diarios de Prisa, El País, Cinco Días y AS, situada en la calle Miguel Yuste (Madrid) fue desalojada durante algo más de una hora por un paquete sospechoso que finalmente no suponía ningún peligro. Los trabajadores regresaron a la redacción sobre las 4 de la tarde. 

Según explica el diario, poco antes de las dos de la tarde, un hombre entró en la sede a dejar un paquete y la actitud extraña del sujeto, que insistió en dejar la caja en un sitio contrario al indicado por la seguridad del periódico, despertó a alarma. Finalmente, la policía comprobó después que el paquete contenía una botella conectada de forma rudimentaria por un cable a un spray.

x